+34 981 784 955 Horario: lunes a viernes 9:30 a 19:30 sábados de 10:00 a 14:00 info@rallycar.es

{mosimage}

 

La edición de este año del Rali do Cocido se ha caracterizado por la gran exigencia a nivel de mecánica. Muchos fueron los pilotos que en alguna fase de la prueba tuvieron que lidiar con dificultades con sus monturas, llegando a producir abandonos entre los primeros clasificados. Entre los pilotos Rallycar cabe destacar el papel de Fernando Rico. El de Narón lograba en la comarca del Deza un segundo puesto que se sumaba al tercero logrado en la prueba inaugural. Esto le ha llevado a liderar el Campeonato Gallego gracias a su regularidad hasta el momento.

 
Y eso que las cosas no empezaron bien para Rico. Problemas con los frenos de su Mitsubishi EVO VIII en los primeros tramos del día despertaban viejos fantasmas. Sin embargo, el naronés tras pasar por el parque de asistencia veía como se arreglaban esos problemas y salía a por todas. Con un ritmo constante, Rico llegaría hasta la segunda plaza de la general, y aunque presionó a Bamarti, el vencedor este año del Rali do Cocido, en vista de las diferencias entre los dos prefería en los últimos tramos no arriesgar demasiado y consolidarse como una nueva referencia en el Campeonato Gallego.
 
{mosimage}
 
No tuvo suerte por contra Pedro Burgo. El de Lugo salía en Lalín con la intención de conseguir su primera victoria del año y comenzar a cimentar las bases para repetir el Campeonato Gallego logrado el año pasado. Con esto en mente saldría Pedro Burgo muy fuerte desde los primeros compases de la prueba, con un ritmo extraordinario que nadie era capaz de seguir y que le valía para llegar al ecuador con una diferencia de más de un minuto con respecto al segundo clasificado y la victoria prácticamente en el bolsillo. Pero la suerte no quiso acompañar y un problema mecánico dejaría a los hermanos Burgo fuera de carrera en el primer tramo de la tarde. Un duro varapalo para el equipo lucense que no obstante ya está pensando en la siguiente prueba.
 
{mosimage}{mosimage}
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
{mosimage}{mosimage}
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Dentro del Volante RACC una vez más la emoción y los cambios en la clasificación fueron la nota dominante. En los tramos de la mañana, los cambios en la clasificación fueron constantes, con hasta cuatro líderes diferentes antes de llegar al mediodía: Bruno Meira, Francisco Lago, Emilio Figueira y David Grandal fueron alternándose al frente de la general. El de Narón sería quien lograse llevarse al final la victoria, consolidándose como una de las figuras a tener en cuenta esta temporada y manteniendo un interesante duelo por la tarde con Adrián Díaz, que a pesar de empezar muy frío la prueba iría mejorando sus prestaciones hasta situarse segundo. A partir de ese momento los dos pilotos ofrecerían al público un interesantísimo duelo con escasa diferencias que se decantaría finalmente del lado de Grandal. Emilio Figueira completaría el podium de la prueba siendo el cuarto clasificado Celestino Iglesias.