+34 981 784 955 Horario: lunes a viernes 9:30 a 19:30 sábados de 10:00 a 14:00 info@rallycar.es

{mosimage} 

 

La suerte se mostró bastante esquiva con los pilotos de Rallycar que tomaban parte en el Rallye de Ferrol. A pesar de contar con una buena nómina de pilotos, los resultados no acabaron acompañando y por diversos motivos fueron abandonando casi todos ellos.

Pedro y Marcos Burgo, con su Mitsubishi EVO IX fueron capaces de terminar la prueba, aunque un pinchazo en la segunda pasada por el tramo de Monfero les haría perder más de cinco minutos y todas las opciones de pelear por los primeros puestos de la clasificación. A partir de ese momento, la pareja lucense se dedicó a probar diferentes soluciones para su Mitsubishi EVO IX, intentando divertir a la afición y agradecer a los patrocinadores el esfuerzo que están realizando. Aun así, irían recortando posiciones y finalmente, en una buena remontada, lograrían quedar entre los diez primeros. Un resultado que no es tan negativo a tenor de lo sucedido en la segunda pasada por Monfero, pero que evidentemente queda muy lejos de las pretensiones con las que  salían a correr.

{mosimage}

Fran Cima, que estrenaba como copiloto a Kiko Benavides, empezaría con paso vacilante su participación, perdiendo algo de tiempo en los primeros  tramos. A partir de ese momento comenzaría a remontar poco a poco para pasar del puesto número 32 en el que comenzó para llegar al 17 que finalmente ocupó. Su regularidad durante toda la prueba le valió para ir recortando posiciones en un rallye muy duro y complicado.

{mosimage}

Peor suerte corrieron el resto de pilotos Rallycar. El primero en decir adiós sería el equipo formado por Antonio Veiras y Roberto Leiro, con su Fiat Panda. Después de las buenas sensaciones que dejó el  coche en el complicado Rallye de Ourense, en donde lograrían acabar la carrera, aquí en Ferrol no podrían completar ni la primera sección, teniendo que abandonar por una avería mecánica.

 

Poco después también abandonaría el Suzuki Swift Sport que se estrenaba a nivel nacional en esta prueba, llevando a los mandos a Amador Vidal, acompañado por Francis Lema. Mientras estuvo en carrera, el coche respondió a la perfección a las expectativas creadas, consiguiendo buenos tiempos acordes con las prestaciones del coche. Sin embargo, el retraso acumulado por un pequeño problema en el selector de caja de cambios obligaría al equipo a abandonar, tras penalizar más tiempo del permitido. A pesar de eso, el resultado se considera positivo, ya que en este primer test se buscaba forzar el coche para ver cuales podían ser los problemas que solventar de cara a próximas pruebas.

 

Alberto Hevia y Alberto Iglesias, unos de los principales favoritos para la lucha por la victoria final, tampoco podrían acabar la carrera, acrecentando de esta forma la fama del Rallye de Ferrol como bestia negra del equipo asturiano, que no ha logrado un buen resultado todavía en la prueba departamental. Una mala elección de neumáticos les haría perder bastante tiempo en la primera sección. Pero, Alberto Hevia recortaría diferencias en el primer tramo de la segunda sección, colocándose a tiro de piedra del primer puesto. Sin embargo, la servodirección de su VW Polo S2000 fallaría al comienzo de la segunda pasada por el tramo de Monfero, unos problemas que se mantendría en el último tramo de la mañana y que le harían perder mucho tiempo con respecto a los primeros clasificados. Tras solventar en la asistencia este problema, el asturiano recortaría puestos en el primer tramo de la tarde, pero problemas con un soporte de motor le obligarían finalmente a abandonar la prueba.

 

Por último, Fernando Rico, uno de los pilotos Rallycar que llegaba con más opciones de conseguir un buen resultado al final del rallye, acabaría abandonando en el último tramo del día por una salida de carretera cuando se estaba peleando por el quinto puesto de la general. El naronés, que corría con neumáticos Hankook, fue en progresión durante toda la carrera. A pesar de contar con un coche menos competitivo que el resto de sus contrincantes, el conocimiento de la zona sirvió para que Rico fuera poco a poco mejorando, llegando al último tramo con opciones de pelear por la quinta posición general, un resultado sin duda excelente para el piloto local. Pero la suerte se volvió a mostrar una vez más esquiva con los pilotos Rallycar en esta prueba de Ferrol.

 

Mientras tanto, en el Rallye San Froilán que también se estaba celebrando en Lugo, Pablo Rey y Carlos Ameneiro lograban escapar de la mala fortuna y firmaban su mejor resultado de la temporada. Pablo Rey lograría imponerse en el Volante RACC, consolidando así su dominio en esta copa de promoción, pero además conseguiría finalmente quedar tercero en la clasificación general, un resultado excelente para este piloto que estuvo durante parte de la carrera en la segunda plaza.

 

Igual de bueno fue el resultado de Moisés Neira-Angel Martínez que se alzarían hasta la sexta posición absoluta  y de Juan Prado-Miguel González, que además de ganar el Trofeo Driver conseguían ser novenos en la clasificación general. Sin embargo no sería todo alegría tampoco en Lugo, ya que el otro piloto Rallycar que estaba tomando parte en este Rallye de San Froilán, Adrián Díaz, no podría acabar y tendría que abandonar. Díaz, que corría en casa, se mostró muy fuerte en los primeros tramos del día, pero una avería le obligaría a abandonar.